Si tienes una pequeña empresa, es probable que sepas lo importante que es la retención de clientes. Tener la certeza que, mes tras mes, siempre facturaremos cierta cantidad de una serie de clientes nos hace sentir confiados, especialmente si dichos clientes hablan positivamente de nuestro negocio y vamos, poco a poco, ampliando nuestro negocio.

Hay diferentes maneras de analizar la retención de los clientes desde el punto de vista financiero, pero en líneas generales, el valor de la vida de un cliente supera tres veces el coste de adquisición, lo que permite ingresos adicionales y oportunidades de crecimiento. Aún así, muchas empresas o negocios suelen dedicar más tiempo a la captación de nuevos clientes que a la retención de los mismos.

¿Cómo lo conseguimos?

Obviamente, es necesario mantener a nuestros clientes durante el período de tiempo suficiente para que sus valores comiencen a crecer. Por este motivo, es imprescindible contar con estrategias de retención de clientes en el plan de negocio. Además,  se necesita un indicador clave de rendimiento para medir este parámetro, y realizar el seguimiento de cada uno de los clientes para detectar problemas en el servicio u oportunidades.

Esta tarea que puede resultar compleja a primera vista es realmente sencilla si utilizamos un software de CRM. Esta herramienta permite tener acceso a toda la información de nuestros clientes y utilizarla para elaborar planes de fidelización, activación o promoción con el fin de ofrecer a los clientes experiencias excepcionales, que permiten crear relaciones a largo plazo basadas en el conocimiento y la confianza.

De esta manera, podemos contactar con ellos en el momento adecuado para incentivar su compra, predecir la interacción del cliente analizando los datos internos para crear patrones de consumo y convertir cada uno de los contacto con él en una interacción inteligente y eficaz.